Tecnicas Fotográficas – Sensibilidad ISO

Tecnicas Fotográficas – Sensibilidad ISO

Técnicas Fotográficas Sensibilidad ISO. La película fotográfica o el sensor CCD digital son materiales fotosensibles, y necesitan una cantidad mínima de luz para impresionarse. La sensibilidad ISO es el parámetro que nos da idea de esta cantidad mínima de luz.

ISO es un organismo internacional de normalización como pueda ser el UNE español, el DIN alemán, el BN inglés o el ANSI (antiguo ASA) estadounidense. La sensibilidad se mide en grados ISO y se especifica en 2 números. El primero es el correspondiente a la antigua norma americana ASA y el segundo a la norma alemana (la DIN).

El número ASA (el 1º) se dobla al doblarse la sensibilidad; mientras que el DIN aumenta en 3 unidades al doblarse la sensibilidad. Así la escala más habitual es :

12/12º, 25/15º, 50/18º, 100/21º, 200/24º, 400/25º, 800/28º, 1600/31º, 3200/34º

Actualmente la escala de ISO se corresponde con los números ASA, baremo creado por esta organización. Estos números ASA venían siempre perfectamente indicados en cada película independientemente de su marca, junto con el numero de exposiciones y la latitud permitida.

Disfrentes péliculas de carrestes donde se muestra la sensibilidad a través del código DX

En las cámaras réflex mecánicas la sensibilidad ISO había que seleccionarlo de forma totalmente manual.

Selección manual de la sensibilidad ISO en una cámara mecánica

En las cámaras réflex automáticas ya eran capaces de conocer la ISO y el número de exposiciones, esta información se leía directamente desde el carrete, a través de un lector que disponían las cámaras y que interpretaba un código DX grabado en el chasis de la película.

Cámara refléx automática con lector de código DX

El código está compuesto por contactos eléctricos (plata) y zonas aislantes (color negro), utilizando combinaciones distintas para cada valor de ISO, exposiciones y latitud de la película

Código DX (Digital indeX)

Es un código introducido por kodak en el año 1983 y está compuesto por dos filas de seis dígitos cada una. La primera columna determina la sensibilidad ISO de la película, desde 25 hasta 5000, y se representa en un código binario, pero que no sigue ningún orden estricto. La segunda fila y en los primeros 4 dígitos se representa el número de exposiciones del carrete 12, 24, 36 etc. y en los dos últimos dos dígitos representa la latitud del carrete, es decir, la tolerancia con la que podía subexponer y sobreexponer la película.

Código DX para cámaras refléx automáticas con lector DX

Este código muchos fotógrafos lo modificaban para poder forzar la película, porque no era posible cambiarlo en la cámara de manera manual. Era una bricoñapa con papel plata y cinta aislante.

Es importante colocar en nuestra cámara digital el tipo de sensibilidad a la que pensamos trabajar, puesto que el fotómetro medirá la luz de la escena teniendo en cuenta este ajuste.

La sensibilidad ISO es la cantidad mínima de luz que necesitamos para obtener una imagen y que el sensor registre la información de nuestras fotografías. Hay quien le da mucha relevancia a este ajuste determinante y lo define como un ajuste en la exposición de nuestras fotos, pues bien, en mi opinión no es así.

La exposición se determina con la velocidad de obturación, el diafragma, y la sensibilidad ISO, pero el diafragma y la velocidad de obturación son los dos ajustes prioritarios y más importantes con los que podemos controlar la profundidad de campo, la nitidez, congelar una imagen, dar sensación de movimiento o realizar un enfoque selectivo, resumiendo, realizar cualquier efecto fotográfico y crear nuestro arte.

Triángulo de la exposición, diafragma, velocidad de obturación y sensibilidad ISO

Simplemente al ajustar la sensibilidad necesitaremos más o menos luz para que nuestra cámara sea capaz de registrar imágenes con una mínima luz y obtener información de colores, tonos, texturas y demás partes que forman y componen la fotografía.

Siempre vamos a trabajar en el valor más alto de la ISO sensibilidad y únicamente vamos a recurrir a modificar este ajuste cuando sea estrictamente necesario, porque necesitemos un diafragma más cerrado o una velocidad más rápida y sabiendo que siempre que aumentes este valor, estás perdiendo calidad de imagen.

Cuanto menor sea este parámetro (sensibilidad ISO) mejor nitidez, mejor contraste, mejores texturas, más tonos, más colores, resumiendo la imagen tendrá muchísima más calidad. Para que lo entiendas mejor, cuanto mayor sea este parámetro, peor será tu fotografía y si sigues aumentando la cosa irá a peor, no podrás arreglarlo ni con San fotochop.

 El paso SENSIBILIDAD ISO

A esta proporción de doblar o hacer mitad se le llama paso no es exactamente una unidad de medida sino un valor de proporción que constituye la forma normal de hablar. Así dos películas, una de ISO 100 y otra de 400 se dice que tiene 2 pasos de diferencia.  Siempre que quieras cerrar un diafragma, debes incrementar un paso la sensibilidad ISO, o si quieres aumentar la velocidad, el proceso es el mismo. La proporción siempre va al doble o mitad.

Clasificación de los números ISO

  • Película o cámara digital con sensibilidad lenta

25 ISO – 50 ISO

Se necesita mucha luz para impresionar la imagen

  • Película o cámara digital con sensibilidad media

100 ISO – 125 ISO – 160 ISO – 200 ISO

Trabajan bien en condiciones normales de luz

  • Película o cámara digital con sensibilidad Rápida

400 ISO – 800 ISO -1600 ISO – 3200

ISOImpresiona la imagen con poca luz

 

Las tarjetas de memoria no traen números ISO como las películas, estas tarjetas son una especie de cajones vacíos, con mayor o menor capacidad, donde lo único que podemos hacer es colocar fotografías convertidas en archivos, son por lo tanto, indispensables para guardar imágenes, pero sin ningún poder de manipulación sobre las mismas.

En la cámara analógica conseguir un número ISO diferente para nuestras fotos implica cambiar de película fotográfica. En el sistema digital el número ISO con todos sus pros y sus contras funciona exactamente igual que en el analógico, pero curiosamente este ISO lo elegimos nosotros libremente en nuestra cámara digital, solamente hay que buscar la función que viene en la cámara y variarla según las necesidades que tengamos en cada momento.

Vamos a ver el sentido práctico de esto con un ejemplo:

Si estamos fotografiando una toma y nos disponemos a medir la luz con el fotómetro de la cámara, fijamos el diafragma a un valor, por ejemplo f 8, y ajustamos la exposición variando el valor de la sensibilidad ISO. Apuntando los valores obtenidos, el fotómetro nos da los siguientes valores para la velocidad de obturación:

Todas las exposiciones anteriores son correctas, aunque hayamos utilizado diferentes combinaciones, de lo que podemos deducir que cada vez que colocamos en la cámara un valor mayor de sensibilidad, nos permite fotografiar la escena con una velocidad de obturación más rápida. Lo que quiere decir, que según aumenta el número ISO, menos tiempo tiene estar abierto el obturador para captar la misma cantidad de luz.

Ahora hacemos lo mismo pero variando el diafragma y dejando fija la velocidad a V15 obtenemos los siguientes valores à  

En este caso ocurre algo parecido al anterior, ahora según vamos aumentando el número ASA, menos tenemos que abrir el diafragma o mayor es el número f, lo que es lo mismo. En los dos casos deducimos que según aumenta el número ISO menor es la luz que necesitamos para impresionar las fotos.

Si nuestro objetivo no es muy luminoso podemos suplirlo variando colocando un número ISO mayor para poder fotografiar la escena a velocidades más rápidas, y evitar fotos movidas o con falta de nitidez.

Baja sensibilidad 25 – 50 ASA

En las copias produce un grano muy fino, lo que produce una excelente nitidez y definición de la imagen, aparte da mucho contraste y son ideales cuando necesitamos hacer grandes ampliaciones

Se utiliza siempre en ambientes muy iluminados o lugares donde hay buena luz casi todo el año. Por su calidad se han considerado siempre las mejores películas del mercado. Su elevado precio y la necesidad de tener mucha luz para fotografiar con ellas ha hecho que no sean tan populares entre los aficionados

Media sensibilidad 100 – 200 ISO

Estas películas tienen la mejor relación calidad-precio del mercado, por ello son las más populares. Mantienen un contraste y una definición en la imagen muy aceptable y aguantan muy bien el tipo en las ampliaciones llegando a tamaños de 30×40 ó incluso a 40×50, si se poseen buenas ópticas. Si además disponemos de una cámara con un CCD más grande, podemos alcanzar sin problemas tamaños aún mayores. Van bien en ambientes con condiciones normales de luz, incluso algo bajos, aunque en estos casos es aconsejable el uso del trípode.

Rápida sensibilidad 400-800-1600-3200 ISO

El gran atractivo de estas películas es la capacidad que dan al fotógrafo para fotografiar en condiciones de poca luz (incluso a pulso), pero sin embargo, tiene contrapartidas que hacen que su uso sea limitado. Si hacemos copias pequeñas 10×15, 13×18 ó algo más, pueden resultar interesantes aunque sean más caras que las de 100 ASA, pero si comenzamos a ampliar entonces aparecerán sus carencias. El contraste puede llegar a ser muy bajo, lo mismo que la definición de la imagen que en una gran ampliación ésta podría parecer desenfocada.

El grano grueso que forma la película responsable de poder captar la imagen con poca luz, se muestra en exceso, apareciendo la fotografía granulada o pixelizada, si se hizo con cámara digital. No obstante trabajar con estas sensibilidades en la cámara es muy necesario en épocas del año, como el otoño o el invierno y todo tipo de ambientes o momentos del día, donde no hay demasiada luz.

Se utilizan principalmente en interiores, tomas nocturnas, conciertos musicales y para conseguir más alcance con nuestro flash.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: