Técnicas Fotográficas – La Exposicion

Técnicas Fotográficas – La Exposicion

La Exposición. La Luz es la esencia en la fotografía, la fotografía es “escritura con luz”. Sin luz es imposible ver o tomar fotografías, y es la luz la que hace a los objetos visibles al ojo y a la cámara. Mientras haya luz todo es posible, somos pintores de luz.

La luz determina la percepción de la forma y el volumen de los objetos y el ojo del fotógrafo compone la imagen. La mayor parte de las superficies reflejan la luz en mayor o menor medida. Es importante conocer cómo se comporta la luz en distintas superficies:

  • Las superficies texturizadas la dispersan en todas las direcciones, y la luz que ellas reflejan es “difusa”.
  • Las superficies pulidas de vidrio o metal reflejan la luz sin dispersarla, y forman imágenes especulares.
  • Las superficies negras no reflejan nada de luz (la absorbe), y las blancas reflejan toda la luz.

Fotómetro:

El fotómetro o exposímetro, es la herramienta más importante del fotógrafo, es el instrumento que se utiliza para medir la intensidad de la luz, en la fotografía tiene la función de medir la luz de la escena. Los fotómetros tienen una célula sensible a la luz para medir la intensidad de luz. Los fotómetros son capaces de medir la luz reflejada y la luz incidente.

Fotómetro de mano para realizar la exposición y medir la luz

Manual de fotómetro Polaris

Medición de la luz incidente y la luz reflejada

1) Medición de la luz incidente:

Mide la luz que llega directamente al sujeto antes de que incida sobre él. Para hacer una medición de luz incidente es necesario utilizar un fotómetro de mano, porque las cámaras fotográficas incluidas las réflex NO pueden hacer este tipo de medición.

2) Medición de la luz reflejada:

Mide la luz que tras llegar al objeto sale reflejada hacia nosotros. El fotómetro también lo podemos utilizar para medir la luz reflejada, pero en ningún caso debe entenderse como algo imprescindible para lograr fotografías bien expuestas.

Medición de la luz incidente y la luz reflejada

El fotómetro incorporado en la cámara.

Las cámaras llevan un fotómetro incorporado que mide la luz reflejada. Hoy en día no se concibe que una cámara no incorpore un fotómetro para la medición de la luz, siendo estos de una gran calidad, debido al gran avance en la tecnología, dejando el uso del fotómetro portátil para aficionados avanzados o fotógrafos profesionales.

Fotómetro de la cámara

La célula fotosensible puede estar fuera o dentro de la cámara. Si está fuera, no mide la luz que atraviesa el objetivo (que es la que realmente llega a la película o al sensor), sino solamente la que procede del lugar ocupado por el sujeto, y no compensa las diferencias que introducen los filtros o los distintos objetivos, lo que puede ser fuente de error.

En las cámaras réflex hacen lo que llamamos medición TTL (Trough The Lens) a través del objetivo, es decir, que miden exactamente lo que encuadramos con el objetivo, ósea la porción de escena que vemos por el visor. A través de este sistema hay dos formas de medir la luz reflejada de una escena: una medición de luz matricial y otra medición de luz puntual.

Medición TTL (Trough The Lens) a través del objetivo,

Casi todos los exposímetros de las DSLR son del tipo TTL. Tienen la ventaja de que sólo miden la luz que forma la imagen. La célula ocupa diferentes posiciones, y en ocasiones hay varias sobre o alrededor del pentaprisma, para tomar una lectura general de la pantalla de enfoque.

La Exposición

La exposición es la cantidad total de luz que llega a la película fotográfica o al CCD digital. En Fotografía decimos que una imagen está bien expuesta, si está bien de luz.

La abertura del diafragma y la velocidad de obturación determinan la exposición (cantidad total de luz que llega a la película). Una controla la intensidad de la luz y la otra el tiempo durante el que actúa dicha intensidad.

Sí al mover cualquiera de estos dos mandos, el indicador del fotómetro se desplaza hacia el más, la foto que hagamos en ese momento saldrá sobreexpuesta. Es decir en el argot fotográfico “la foto está quemada“. Sí en cambio el indicador se va al menos la foto quedará oscura subexpuesta “la foto se quedo corta“.

Medición de la exposición

La importancia en el ajuste de la exposición es fundamental, podemos tener una fotografía muy bien compuesta y muy bien encuadrada, pero si está mal de luz no tenemos nada. La fotografía pierde automáticamente todo su encanto y se eclipsará todo lo demás.

Ajuste de la Exposición

La abertura del diafragma, la velocidad de obturación y la sensibilidad ISO determinan la exposición (cantidad total de luz que llega al sensor o a la película fotográfica). El diafragma controla la intensidad de la luz y el obturador el tiempo durante el que actúa dicha intensidad y la ISO determina sensibilidad necesaria para que la imagen se impresione en el sensor.

Triángulo de la exposición, abertura, sensibilidad y sensibilidad ISO

La cámara se sirve de un obturador situado entre el objetivo y la película para decidir cuándo y durante cuánto tiempo actuará la luz sobre la película, el diafragma, por lo general instalado en el interior de la montura del objetivo, controla la cantidad de luz.

¿Cuánta luz es necesaria para hacer una buena fotografía?

Aparte de la sensibilidad ISO de la antigua película fotográfica o del último y estupendo sensor digital, en todas las cámaras analógicas o digitales hay dos piezas clave que regulan la cantidad de luz que pasa a la cámara, y son el obturador y el anillo de diafragmas. El diafragma es la abertura más o menos grande por donde entra la luz a través del objetivo hacia la compuerta del obturador que al pulsar el disparador se abre dejando pasar la luz al sensor por un dterminado tiempo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: