El Negativo Digital-Archivo RAW

El Negativo Digital-Archivo RAW

El Negativo Digital Archivo RAW. La fotografía digital consiste en la grabación de imágenes mediante una cámara, de forma análoga a la fotografía clásica. Sin embargo, así como en esta última las imágenes quedan grabadas sobre una película y se revelan posteriormente mediante un proceso químico, en la fotografía digital las imágenes son capturadas por un sensor electrónico que dispone de múltiples unidades fotosensibles y desde allí se archivan en otro elemento electrónico que constituye la tarjeta de memoria.

Un dato importante es conocer la velocidad de nuestra tarjeta de memoria, es decir la rapidez a la que graba las fotos, así como la capacidad que tiene, cuanto más GigaBytes tenga mayor número de fotos podrás grabar.

El número de fotos que se pueden guardar no es exacto, depende de dos cosas principalmente: el tipo de archivo con el trabajamos en nuestra cámara y la resolución que ajustemos.

El Negativo Digital-Archivo RAW

Para hacer copias en papel fotográfico a partir de soporte digital necesitaremos una cámara como mínimo de 3 millones de pixeles, sino las imágenes no tendrán la suficiente calidad.

El Archivo Digital

En la cámara digital lo primero que hay que configurar es la calidad y tamaño a la que queremos la imagen, dependiendo del uso que le vamos a dar a la fotografía. No obstante es conveniente trabajar con resoluciones altas, para obtener imágenes de calidad aunque ello implique que entren menos fotos en nuestra tarjeta. Los tipos de archivos más usados son JPG, TIFF y RAW

  • Archivo JPG es el archivo que más se usa, da una buena calidad y permite comprimir las imágenes para que éstas ocupen menos en la tarjeta de memoria, y por lo tanto podamos almacenar más fotos. Hay que tener en cuenta que a mayor compresión tendremos menor calidad de imagen.
  • Archivo TIF el archivo tiff es un archivo de mayor calidad, pero no permite comprimir la imagen, por lo que cada foto ocupará más espacio.
  • ARCHIVO RAW       El archivo raw es de mayor calidad de todos, no permite compresión de imágenes y ocupan mucho espacio, por lo que se usa más para trabajos puntuales y a nivel profesional. Este archivo nos permite manipular diferentes aspectos de la imagen sin la menos perdida de calidad, viene a ser lo que podemos denominar “el negativo digital”.

RAW (en inglés significa crudo) es un formato de archivo digital de imágenes que contiene la totalidad de los datos de la imagen tal y como ha sido captada por el sensor digital de la cámara fotográfica. El formato RAW generalmente lleva aplicada compresión sin pérdidas.

Debido a que contiene la totalidad de los datos de la imagen captada por la cámara y una mayor profundidad de color (por lo general 36 a 48 bits/píxel), sus ficheros tienen un tamaño de archivo muy grande, a pesar de que, generalmente, usan compresión.

Las cámaras profesionales y semiprofesionales ofrecen por lo general la opción de grabar imágenes en este formato, además del formato JPEG y eventualmente otros. También algunas cámaras compactas de nivel alto ofrecen esta posibilidad. Se usa en aquellos casos en los que interesa archivar una fotografía tal como ha sido captada por el sensor digital, sin ningún tipo de manipulación por la cámara, para poder procesarla posteriormente en el ordenador mediante un programa de tratamiento de imágenes.

JPG vs RAW

Si disparamos dos fotos del mismo motivo, una en JPG con baja compresión (alta calidad) y otra en raw, seguramente se verá mejor la tomada en jpg: mejor nitidez/enfoque, mejor contraste, mejor iluminación, mejores colores.

Esto es debido a que una cámara digital suele aplicar distintos filtros digitales para mejorar la imagen. Sin embargo, el formato raw nos muestra la foto tal y como el sensor la capturó, sin ningún filtro de mejora. Se verán unos colores más neutros, menos saturados, un enfoque más blando y una iluminación que dependerá más de la exposición que hicimos, más visiblemente sobre o subexpuesta si fuera el caso.

Una foto en jpg tiene 24 bits/pixel (8 por canal), la imagen archivo RAW contiene 48 bits/pixel (16 por canal), es decir el doble de información.

En JPG 24 bits serán suficientes para ver toda la gama de colores posible, pero serán claramente insuficientes cuando queramos realizar ciertos ajustes (iluminación, corrección de tonalidades, etc.) a la imagen.

Por otro lado, una imagen en formato raw, aunque en apariencia parezca más pobre, contiene muchísima más información y será muy manipulable al ajustar luces y colores. El problema es su peso, ya que ocupa sensiblemente más que su equivalente en jpeg.

En el manual de tu cámara aparecen los formatos de archivo que puedes utilizar y el tamaño que ocupan de forma aproximada en la tarjeta de memoria. Dependiendo del trabajo que vayas a realizar tendrás que ajustar la calidad de imagen, o puedes elegir almacenar los dos formatos.

ALMACENAMIENTO

Vamos a utilizar tarjetas de memoria para almacenar nuestras fotografías, (Nunca está demás echar al bolsillo un par de tarjetas de sobra…). Depende de la calidad de tu cámara y el sistema de archivos que utilices, entrarán más o menos fotos, si disparas en .jpg el tamaño es aproximado, puesto que comprime las fotos y dependiendo de la información de la imagen, el archivo ocupará un tamaño indeterminado, en cada caso será distinto una imagen de otra imagen, depende de la exposición, colores, etc.

tarjetas de memoria- El Negativo Digital-Archivo RAW

Sin embargo, si disparamos en formato raw todas las fotos ocupan el mismo espacio en la tarjeta porque no comprime los archivos y transfiere toda la información de la fotografía a la tarjeta, concretamente cada archivo ocupará el tamaño máximo de resolución de tu sensor.

Cuando disparemos en alta velocidad, tendremos un número máximo de disparos por segundo, o ráfaga máxima que venga determinado por la calidad de la cámara, por ejemplo, 9 disparos por segundo. Si la cámara tiene una máxima resolución de 18 Mpx, la cantidad de datos que tiene que enviar desde el sensor hacia la tarjeta es de 18Mp x 9 fotos, que son unos 162 Mpx cada segundo.

Las tarjetas además de una capacidad de almacenamiento, tienen otra característica muy importante que es la velocidad de transferencia, es decir, el tamaño de datos que podemos enviarle sin que tenga pérdidas o errores de información. La velocidad de tu tarjeta, tiene que estar en correspondencia con la resolución y calidad de la cámara y los datos que pueda enviarle por segundo. Y si es posible, que la velocidad de la tarjeta sea un poquito más de más rápida de lo que necesita la cámara, el precio será un poco superior, pero así, no estaremos nunca limitados, ni tendremos problemas con la transferencia de archivos.

Enlaces de interés:

Trabajar con imágenes RAW – Canon

Software para procesar en RAW – Nikon

Software y aplicaciones para Canon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: